Qué sí, que con los ipads y la info en internet no hacen falta las guías de viaje… Que son una cosa obsoleta. Ya lo sabemos, no hace falta que nos lo repitan. Pero a nosotros nos gustan. Las guías de viaje nos ayudan a planificar el viaje antes y durante. Y además se pueden consultar en el futuro.

En una buena guía no pueden faltar los mapas, los lugares de interés, los planos, los tiempos de viaje, los usos y costumbres locales o la gastronomía. Todo empaquetado y listo para degustar en papel. Si eres de los que empiezan el viaje comprando una guía y ese momento, el de la búsqueda de la guía perfecta, te genera un gran placer, bienvenido. Aquí intentaremos ofrecer (dentro de nuestras posibilidades) la selección más completa de guías de viaje.

Guías de viaje seleccionadas
Lonely Planet ‘El Mundo’
Lonely Planet ha condensado 40 años de conocimiento viajero en la primera guía de todo el planeta. Cada país cuenta con un mapa detallado, datos esenciales, imágenes inspiradoras y lo más destacado. Una guía imprescindible que ofrece la posibilidad de descubrir los puntos clave de hasta 221 países con información a todo color.
26,55 Comprar producto
Portada
Lonely Planet Camboya
La guía de viaje de Camboya te abrirá las puertas de un país que no deja indiferente. El presente de Camboya es la mezcla embriagadora de una historia esperanzadora y sombría a la vez. Desde templos sublimes hasta paisajes atemporales llenos de arrozales, pasando por la ajetreada vida de Phnom Pen, este país lo tiene todo. Y esta guía te lo cuenta. Incluye: Capítulo sobre gastronomía camboyana e Infografía de Angkor Wat en 3D. Información detallada sobre el legado del Imperio jemer

Detalles del producto

  • Tapa blanda: 376 páginas
  • Editor: GeoPlaneta (15 de enero de 2015)
  • Colección: Lonely Planet-Guías de país
  • Idioma: Español
23,75 Comprar producto

Las primeras guías de viaje

Karl Baedeker. Ese es el nombre del inventor de las consideradas como primeras guías de viaje. Las guías Baedeker se comenzaron a escribir en 1828 y ya por entonces contaban con un sistema de asteriscos para catalogar los puntos de interés. Eran pequeñas, pero no reparaban en detalles. Tan completas y precisas se dice que los alemanes en la Segunda Guerra Mundial eligieron todos los puntos señalados con tres asteriscos por la guía.

Esas guías contaban con lo que a día de hoy seguimos demandando a una buena guía de viaje: todo tipo de datos para que el viajero pueda valerse por sí mismo en un destino. Las Baedeker incluían desde horarios de transportes hasta precios de hostelería, entradas a monumentos con su descripción. También había espacio para las rutas por ciudades o la descripción hasta el más mínimo detalle de los edificios.